9 de septiembre de 2018. Puebla, Pue. En las cercanías de las ciudades como Puebla existen comunidades Nahuas que históricamente han sido discriminadas por hablar su lengua madre, provocando que se sienta únicamente cómodos hablando el español. A pesar de esto existen iniciativas de colectivos, en colaboración con los habitantes de las regiones, que fomentan la preservación del idioma por medio de talleres.

El maíz, además de ser la base alimentaria de las comunidades indígenas en México, es representado como eje en la identidad de quienes lo consumen. Es por esto que se ha utilizado en localidades como La Resurrección para que los niños puedan identificarse con elementos de su región, los sembradíos y los productos que se derivan del preciado cereal, todo esto por medio del Nahuatl, enseñándoles relatos del maíz en esta lengua, fomentando así el diálogo y la interacción sin el miedo de ser reprimidos o excluidos.

Además, no solo los talleres presenciales pueden servir de herramienta para la preservación, otros grupos como Tozcatl han desarrollado dinámicas digitales para niños como es el caso de Busca y encuentra en Nahuatl,  aplicación que tiene el objetivo enseñar palabras por medio de un escenario con diversos dibujos en donde se muestran animales, utensilios de cocina y los lugares que podrían ser identificados en comunidades.

Fotos e imagen: Especial